MEMORIAS DE GETXO

miércoles, 18 de abril de 2018

ACONTECERES DEL ÚLTIMO CUARTO DEL SIGLO19 EN GETXO -XXXII-



En la anterior entrada veíamos que, estando ya encima las fiestas locales, se trabajaba para darles gran vistosidad con festejos populares, quema de vistosos fuegos artificiales y toros embolados. Otro de los atractivos de las fiestas iban a ser las regatas Internacionales del Club Náutico de Bilbao, que se celebraron en ambas márgenes de la ría. En esta entrada veremos cómo varios vecinos de Las Arenas se dirigían al Ayuntamiento solicitando permiso para construir un camino arbolado desde las casas de D. Álvaro García y de la Sra. viuda de Anduiza hasta enlazar con la calle que se dirigía a la Capilla de Santa Ana.


A primeros de octubre de 1882 varios vecinos de Las Arenas se dirigían al Ayuntamiento solicitando: “...«permiso de esta corporación para construir a costa de los mismos, un camino arbolado desde las casas de D. Álvaro García y de la Sra. viuda de Anduiza, hasta enlazar con la calle que se dirige a la Capilla de Santa Ana»...” El consistorio accedió con la condición de que el camino fuera de propiedad municipal y se realizara de acuerdo con las indicaciones del maestro de obras D. Francisco Ciriaco de Menchaca.

Como en todas las épocas los pequeños diablillos de Algorta, durante las fiestas de julio y agosto, se habían dedicado a romper unos farolillos de papel, que el Ayuntamiento había colocado para engalanar las zonas festivas e iluminar las mismas. Así que a los pequeños alborotadores, la autoridad municipal impuso unas multas para resarcir sus destrozos. Multas que en la totalidad alcanzaron los 123 reales.


En octubre de 1882 se encontraba acuartelado en el Fuerte las Canteras de Aiboa, el 5º Regimiento de Artillería. El consistorio venía suministrando al regimiento pan y aceite de forma regular, por lo que el Ayuntamiento decidió reunir todos los recibos firmados por el responsable del acuartelamiento para reclamar a la administración militar el pago de los suministros.

En esas fechas, la maestra de la Fundación de Niñas Pobres de San Martín solicitaba al Ayuntamiento, diferentes libros y objetos para la enseñanza. Por lo que el consistorio decidió enviarle media docena de paquetes de polvos para hacer tinta, otra media de cajas de plumas, además de hilo blanco; así mismo autorizaba a la maestra, con cargo al municipio, a suscribirse al periódico “La Guirnalda”. Este periódico que se publicaba quincenalmente, se empezó a editar en 1867 por el profesor de estudios católicos de Madrid D. Vicente Oliveras, para “ampliar la cultura de la mujer” sobre las bases de la propiedad y el catolicismo más acendrado. Y como decía en su portada estaba destinado “Al bello Sexo”. Sus artículos recogían figurines, patrones y bordados; el precio de la suscripción era de 7 pesetas al trimestre.


Para finales de octubre de 1882, el responsable del mantenimiento de los faroles de Algorta era D. Matías Cuevas, el cual desempeñaba su cargo por ocho reales diarios. Al parecer esa cantidad no era suficiente para su sustento por lo que solicitaba al consistorio que: “...«Se le cedan sin pago las latas vacías donde trae la esencia para el alumbrado»...”

Los derechos de abacería de aquel mes de octubre, por degüello de cerdos, había supuesto para las arcas municipales la cantidad de 2359 reales.

A principios de noviembre de 1882 la estrada de Píñaga, debido a los derrumbes ocurridos en los terrenos circundantes como consecuencia de las fuertes lluvias acaecidas, se encontraba intransitable. Uno de los vecinos, D. Ramón de Guerediaga, que habitaba en Piñaga-Erdikoa, solicitaba ayuda al consistorio para reparar dicha estrada. El Ayuntamiento acordaba reparar aquella estrada junto a las que conducían a los caseríos de Telletxe y Elorri.

El 3 de noviembre de ese año era nombrada maestra de la Escuela de primeras letras de Santa María de Getxo Dña. Andresa Goñi y Zabalza

Días más tarde, el 9 de noviembre, se daba curso a una petición de los testamentarios de Dña. Francisca Antonia de Mugica, que presentaban D. Luciano de Alday y D. Jose E. de Gorrondona, reclamando el pago de 50.000 reales, que adeudaba el Pueblo de Getxo a dichos testamentarios.


Por otro lado, los primeros vigías del Semáforo de la Galea D. Miguel Morales (Jefe del Semáforo) y el segundo vigía agregado D. Ricardo Sarachaga y Arteaga, solicitaban ser exentos del pago de derechos municipales de consumo. El 12 de octubre se había abierto al público dicha estación electro-semafórica.

A mediados de noviembre se trabajaba en la ejecución de los desmontes y terraplenes de los solares del barrio de Algorta que llamaban de “Alangüetas” para realizar las rasantes de las calles para edificar en dichos solares. El consistorio pedía a los propietarios de esos terrenos que tapiaran los limites de sus propiedades a fin de hacer que las obras de rasantes fueran: “...«Más perfectas y evitar cuestiones de deslindes»...” A la vez se proyectaba realizar una carretera desde Amorotoena (junto a la plaza de Jardingana) hasta el barranco del Castillo, en el punto denominado Arrigunaga. Formaban parte de esas obras la continuación de las que se estaban realizando desde el Casino hasta Jardingana, que iban a continuar hasta San Martín. También en dicho proyecto se incluía otra que iba desde la encrucijada de Jauregi hasta la Iglesia de Andra Mari, en Getxo.

En la próxima entrada veremos la importancia que se daba a los fondos municipales y las necesidades de información administrativa y legal parece que anidaban en nuestro munícipes. Y cómo trataba la prensa en agosto de 1882 al barrio de Las Arenas, del que decía la prensa que hacía veinte años, tan solo había en él no más que dos ó tres edificios, y aquella llanura era toda arenales y dunas sin ninguna vegetación. Y en ese año estaba cubierta de bosques y jardines frondosos, entre los que se alzan multitud de lindos y suntuosos edificios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario