MEMORIAS DE GETXO

miércoles, 13 de diciembre de 2017

ACONTECERES DEL ÚLTIMO CUARTO DEL SIGLO XIX EN GETXO -VIII-


En la anterior entrada finalizábamos viendo cómo había algunos artículos prohibidos por un bando de guerra del Comandante General de Vizcaya, a los que se estableció unas tasas para poder hacer frente a las demandas militares. En esta veremos la llegada de las fiestas de San Nicolás de 1875.

Y como ya estábamos llegando a las fiestas de San Nicolas, era 29 de julio de 1875, y las romerías venían celebrándose los días 11 y 12 de agosto, para agasajar a la guarnición el consistorio acordaba: “...Que dichas romerías se celebren con el orden y solemnidad acostumbradas, teniendo en cuenta la presente situación, y se de a la guarnición el primer día de fiesta media libra de carne y un cuartillo de vino por plaza. Solicitar que venga la banda de música del regimiento, y se le de una gratificación de 1.000 reales…” El 19 de agosto se daba cuenta de los gastos de aquellas fiestas por el regidor D. Ignacio de Meñaca que ascendían a 2.482 reales.

En esa misma fecha se procedía, por orden del Gobierno de la Provincia al empadronamiento: “...que establece la Ley del 17 de agosto de 1870…” Y debido a que los pueblos de la provincia estaban solo ocupados parcialmente por al fuerzas Liberales, acordaron: “... se lleve a debido efecto el empadronamiento de los barrios de Algorta y Las Arenas, que es el territorio donde ejerce autoridad actualmente este municipio, dejando para tiempo oportuno, con arreglo a dicho Real Decreto, el empadronamiento del barrio de Santa María y Baserri, dominados por las fuerzas Carlistas...”

El agua escaseaba, los aljibes del Pueblo estaban casi agotados, los responsables de aquella critica situación no eran otros que la tropa, cuyo desmesurado consumo había mermado extraordinariamente las existencias de los barrios. Por lo que en agosto de 1875 el consistorio tuvo que decidir utilizar carros para transportar agua en barricas de pueblos cercanos.


En esas fechas la escuela de Santa María (Sarri) se hallaba abandonada, y el Pueblo dividido en dos, una zona ocupada por los Carlistas (Santa María y Baserri) y la otra por los Liberales (Algorta y Las Arenas), por lo que decidieron tapiar puertas y ventanas, para impedir que fuerzas carlistas pernoctaran en la misma. El Gobernador Civil, el día 3 de octubre, había ordenado que se prepararan las listas para realizar elecciones, así que para realizar las mismas acordó el Ayuntamiento, hasta que se unificaran los barrios, celebrarlas en un solo colegio que se denomino “Colegio de la Plaza”, que estaba situado en la de San Nicolás, ya que el barrio de Algorta era el más numerosos de población. Según el último censo de ambos barrios el arenero tan solo contaba con 11 votantes.

Parece que por esos días el consumo de carne de cerdo era muy elevado en Getxo, sin que el Ayuntamiento, cuyas arcas estaban muy mermadas, tuviera ningún beneficio por el sacrificio de los mismos. Por ello decretó un “Derecho de degüello”: “...tomando en consideración que los muchos cerdos que se matan en esta población, a fin de venderlos en fresco, y teniendo en cuenta las grandes obligaciones a que debe de dar cuenta el Ayuntamiento, sin que los arbitrios de vino, aguardiente y carne de vaca, alcancen para cubrirlos. Acuerda el Ayuntamiento imponer derechos de degüello municipal a los cerdos que se maten en la población, se estableció que dicho derecho importara 4 reales por arroba...” Los vecinos, antes de sacrificar los cerdos, debían de ponerlo en conocimiento del Alguacil, quien no lo comunicaba era castigado con una multa de 8 reales por arroba. Las cuentas de los arbitrios cobrados en el mes de septiembre alcanzaban la cantidad de 46.309 reales, los cuales equilibraban los gastos de la población.


A finales de octubre de 1875, el Inspector de Instrucción Publica de la Provincia, visitó las escuelas de primera enseñanza del barrio de Algorta. En su informe indicaba las carencias que había observado, por lo que el Ayuntamiento tuvo que : “...Suministrar el menaje para los niños que fuera preciso, así como a los niños pobres de ambos sexos, los libros y útiles necesarios para su enseñanza. Como, al no tener recursos el Ayuntamiento, no se abonaba sueldo a los maestros; ordenó que antes de finalizar el año se les pagaran la mayor cantidad posible de sus haberes…”

Era el momento de iniciar proyectos que recuperaran la maltrecha economía de Getxo. El 4 de noviembre de 1875, se daba lectura a un oficio remitido el 27 de octubre por el Gobernador Civil, en el que se ordenaba al Ayuntamiento emitir un informe sobra la solicitud de D. Eduardo Aguirre para la construcción de un establecimiento de Baños de Mar en Las Arenas. El consistorio se acusaba el recibo de la memoria y planos de dicho proyecto: “...que considera de alta importancia para el progreso y los intereses de la Provincia de Vizcaya, y en particular para esta población...” Por lo que se daba el pistoletazo de salida para la época dorada de los balnearios.

Existía en noviembre de 1875 una curiosa modalidad de correo, era el “Correo Peatón”. De él se decía: “...El correo peatón de esta población de Algorta, especialmente cuando los vapores correos pasan algo tarde para Bilbao, viene a deshoras de la noche, y temeroso este municipio (ya que tenía que venir andando desde Las Arenas o Bilbao) que en las actuales circunstancias (de guerra), le pudiera suceder algún percance desagradable, a dicho peatón, acuerda este municipio se ponga en conocimiento del señor administrador de correos de Bilbao, señale una hora de salida de Bilbao al peatón de esta localidad, para que pueda llegar de día a su destino...”


En 1876 los Ayuntamientos de Getxo, Berango y Leioa, eran los titulares del arriendo del barco de pasaje a Portugalete, estos tres Ayuntamientos bajo las condiciones aprobadas por la Diputación de Bizkaia, sacaban a remate el arriendo de dicho barco. Desde 1872 venía ejerciendo como barquero el vecino de Portugale D. Antonio de Mendieta. Durante su servicio tuvo que trasladar invariablemente a Carlistas y Liberales, cosa que más tarde le causaría perjuicio, ya que el Ayuntamiento de Getxo no reconocía los transbordos realizados a las tropas Carlistas.

En la próxima entrada veremos cómo en enero de 1876 se iban a celebrar las elecciones para elegir a a los Diputados a Cortes de Bizkaia. Y cómo el 29 de febrero de 1876 finalizaba la contienda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario