MEMORIAS DE GETXO

domingo, 23 de octubre de 2016

UN AÑO EN LA VIDA DE UN PUEBLO -IV-





A la llegada de la primavera seguían los problemas laborales y para aminorar la crisis de trabajo en Bizkaia, el Consejo de ministros acordaba el día 25 de mayo algunas medidas de importancia que afectaban a Getxo. Entre ellas estaba el acometer sin demora las siguientes obras: monumento a Churruca por un valor de 350.000, Balizamiento del Abra por un valor de 1.000.000 y Ensanche de la carretera de Las Arenas por un valor de 3.000.000.

Otra de las instituciones dedicadas a socorrer a los menos favorecidos era “El Patronato de Protección Escolar”. En mayo se publicó la cuenta de ingresos y gastos de las “cantinas escolares”, comedores donde los pequeños tenían un complemento alimenticio que en muchas casas faltaba. Estos comedores, que se financiaban gracias a las ayudas de benefactores, habían venido funcionando desde el 11 de enero al 30 de abril en las escuelas de Las Arenas, San Ignacio, Juan Bautista Zabala y Santa María. Dicho balance era: ingresado por donativos, 6.354 pesetas; consignado por el Ayuntamiento 5.000 pesetas; Total 11.354 pesetas. Gastos generales 1.654,50 pesetas; Gastos ordinarios 8.278,32 pesetas; Total, 9.932,82 pesetas. Saldo a cuenta nueva 1.421,18 pesetas.

Desde que se abrieron las Cantinas, el 11 de enero, hasta que se cerraron, el 30 de abril, acudieron los siguientes niños: A la de Las Arenas 48 niños y 46 niñas; a San Ignacio 30 y 30; a la de Zabala 30 y 30, y a la de Santa María 25 y 25; lo que hacía un total de 133 niños y 131 niñas, o sea 264 comensales.


Sólo recordar el precio de la cesta de la compra a primeros de junio de 1932. La pesca, esa especie hoy tan demandada y tan cara, tenía unos precios que !Quién los pillara hoy! Teniendo en cuenta, como decía en una anterior entrada, que el sueldo medio de un bracero en enero de 1932 era de 8,50 pesetas día : la pescadilla costaba de 2 a 3 pesetas kilo; los barbarines (salmonetes) de 0,50 a 1 peseta kilo; la merluza de 2,60 a 5,65 pesetas kilo; los Gallos de 2 a 3 pesetas kilo; el besugo de 1.20 a 1,40 pesetas kilo.

En cuanto a la fruta y hortalizas los precios eran, visto desde hoy, de ensueño: Los albérchigos costaban de 1,20 a 2 pesetas kilo; las cerezas, de 1,60 a 2,50 pesetas kilo; los plátanos de 1,80 a 2 pesetas kilo; las Fresas a 2 pesetas kilo; Manzanas a 2.50 pesetas kilo. Las vainas de 1,40 a 1,70 pesetas kilo; las Patatas a 0.4. pesetas kilo. Los huevos del país a 2,75 pesetas docena; los huevos de fuera a 2,30 pesetas docena. Los Tomates a 1,50 pesetas kilo y las cebollas a 0,75 pesetas docena.

Aunque no fueron solamente las cantinas las ayudas que se ofrecieron a los más necesitados, también funcionaron los roperos y las colonias escolares. En Getxo también existieron benefactores, que en algunos casos ayudaron a mitigar la miseria y el hambre, tanto en comedores escolares, como en Asilos y la derivada de la educación. Una de esas almas caritativas fue Dña. Cristeta Alday Cortina. Quien fallecía el día 6 de mayo de 1932, dejando en su legado, una herencia total, a la juventud de Algorta. Legado que incluía un edificio, terrenos y una importante cantidad de dinero. En ese edificio situado en la calle caridad Nº 2 de Algorta, estuvo la sede de “Itxas Gane”, siendo propietario como depositario el “Patronato Alday”. Tras el funeral, que se celebro en la Iglesia de San Nicolás de Bari de Bilbao, su cuerpo fue conducido al cementerio de Getxo. A la llegada del cadáver a Algorta se organizó la comitiva fúnebre desde el Casino Algorteño hasta la Cadena, llevando las hachas de respecto los señores D. Gerardo de Inchaurtieta, D. Martín Gartéiz, D. Luis Reyes, D. Emilio Vallejo. D. Manuel Urruchua, D. Juan Sarria, D. Pedro Salazar y D. Saturnino Oriosolo, presidieron el duelo su director espiritual D. José Maria de Ereñoza, el párroco de Algorta D. Juan José de Arechederra, sus familiares D. Feliz de Gaminde, Dña. Luía Hurtado, D. Víctor Diliz, y sus testamentarios D. José Gomes, R P. Superior de los Trinitarios y el capellán del Asilo-Hospital de Algorta.


Otro de los aspectos que preocupaba a la población de Getxo era el sanitario. En una visita realizada en abril a la Diputación de Bizkaia, el concejal Sr. Sánchez, concejal del Ayuntamiento de Getxo, insistió respecto a la conveniencia de atender el problema de la tuberculosis en el municipio. También la Sta. Urresti, que desplegaba una gran actividad en favor de los tuberculosos, habló con el presidente de la Comisión Gestora, D. Rufino Laiseca, sobre extremos relacionados con la enfermedad.

Aquellas fechas, con el verano ya cerca, tenían su atractivo, y mientras unos se tenían que conformar con paseos por las playas o chutando una pelota hecha con papeles de periódico, otros, durante los meses de primavera-verano, celebraban bailes y otras diversiones en “Igeretxe”, donde a partir del 25 de mayo empezaron a celebrar “Los miércoles y sábados de la moda”, la prensa decía: “...qué ambiente tan simpático suele reinar estos días en el balneario de Algorta..., lugar de reunión de la gente bien de Las Arenas y Bilbao...” Eran como niños, al finalizar el verano, se iba a celebrar un campeonato de “yo-yo”, que se disputaría en el salón de baile del Casino del balneario de Igeretxe. Decía la prensa: “...El anuncio del campeonato de “Yo-Yo” que se va a celebrar la semana próxima, ha tenido la virtud de despertar los entusiasmos de las gentes.. Por Las Arenas se ve estos días a muchachas y a chicos jóvenes con su correspondiente “Yo-Yo”..., los niños de la buena sociedad de Las Arenas y Neguri piensan acudir a este acto...” Cuando empezaron a verse por las calles y plazas algunos “yo-yo”, la gente se sonreía y tomaban por chiflados a los que practicaban aquel novedoso juego. Juan Pons fue el ganador de aquel atrevido campeonato, le seguía en segundo lugar Maria Josefa Zabala, los restantes puestos fueron ganados por Isaías Menchaca, Antonio Azcona, Fernando Bergareche, Ramón Gil, Ramón Moronati y Gracén Echezarra.


A finales de mayo se iba a proceder a dar en el municipio la vacuna antivariolosa de forma gratuita. La misma se iba a distribuir entre los escolares de Santa Maria de Getxo; Fundación Cortina, Juan Bautista Zabala y San Ignacio de Algorta; las Escuelas Municipales de Las Arenas y las de la Vega de Santa Eugenia de Romo, entre los días 30 de mayo y 4 de junio.
En junio de aquel año, el diario “La tarde” decía en sus paginas: “...la peste blanca sigue haciendo verdaderos estragos. Hoy mismo ha visitado al Presidente de la Comisión Gestora de la Diputación la señorita Urresti, pidiendo la adopción de medidas encaminadas a impedir el avance y desarrollo que viene alcanzando la tuberculosis en Guecho...”


Otra de las acosas que en aquellos días movilizaba e interesaba muchos ciudadanos de Getxo era la negociación del estatuto de Autonomía, que lideraba nuestro primer edil D. José Antonio de Agirre y Lekube. El día 12 de mayo los señores concejales acordaron, por aclamación, designar al Alcalde en propiedad y diputado a Cortes por Navarra, D. José Antonio Aguirre, para que representara al Ayuntamiento de Getxo en la Asamblea General de Ayuntamientos del País Vasco-Navarro, que se iba a celebrar en Pamplona el día 22.

El mismo día 19 de junio la Asamblea de Ayuntamientos Vascos, ante el voto contrario al estatuto de algunos representante navarros (135) y otros a favor (101), y que sin embargo había sido aprobado por el resto de territorios, acordaba prescindir de Navarra, solicitando de los poderes del estado un nuevo Estatuto Vasco. Muchos eran los intereses, económicos y religiosos, que hacían llamamientos negativos hacia el Estatuto, uno de ellos venía desde el diario de Gipuzkoa “La Constancia”, quien decía: “...el voto al Estatuto constituye nada menos que una gravísima ofensa a Dios...” Entre tanto el día 5 de junio se anunciaba en la prensa que 200.000 ejemplares del Estatuto iban a ser distribuidos por todo Euskadi.


Los actos de carácter político en aquellos días estaban en candelero. El Aberri Eguna de 1932 se celebró por primera vez el día 27 de marzo en Bilbao, de él ya hable en mi entrada del 25 de mayo del 2015, por lo que solamente haré una pequeña reseña del mismo. Participó en el desfile la Banda de música de Getxo y grupos de txistularis llegados de distintos puntos de la geografía vasca. Nuestro municipio también tuvo su lugar en la misma, la Banda municipal de música de Getxo se situó en la cabeza de la manifestación.

En abril, ante la proximidad del primer aniversario de la proclamación de la República, el Centro Democrático de Las Arenas celebraba reunión de su Junta Directiva para tratar de los diversos festejos que iban a realizarse para conmemorarla. A continuación lo hacía la Agrupación Republicana de Algorta, en su domicilio social de la calle Andrés Cortina Nº 14 y el partido Republicano Radical Socialista (Comité Local de Getxo). La víspera se daban instrucciones para la comitiva de la manifestación que se iba a celebrar en Bilbao, en la cual la Banda de Música de Getxo participó junto a otras de los municipios de Bizkaia. Concejales de la minoría republicana y Socialista del Centro Democrático de Las Arenas acudieron a aquel acto.

El día 24 de abril se inauguraba el frontón del Batzoki de Las Arenas, con un partido de honor y exhibición de dantzaris. En recuerdo del que fuera padrino de la bandera de las “Emakumes’’ D. Jose Ugarte y Goicuría, a las nueve de la mañana había celebrado una misa en la Parroquia de Nuestra Señora de las Mercedes. El orfeón del Batzoki cantó el responso.

El Centro Democrático de Las Arenas daba una conferencia en sus locales sobre la Reforma Agraria. En el Juzgado municipal se celebraba el primer matrimonio civil de Getxo entre D. Toribio Aparicio de Bilbao y doña María Banondo natural y vecina de Algorta.

El día 12 de junio se inauguraba la sede de “Solidaridad de Obreros Vascos” de Algorta, la bendición de los locales corrió a cargo del presbítero D. Juan de Gorostiza, actuando de padrinos el ex-presidente de la Agrupación, D. Valentín de Larrañaga. La fiesta contó con un partido de pelota entre las parejas de las Agrupaciones de Algorta y Leioa; banquete en el restaurante de Dña. Nicolasa Larrauri; y por la tarde mitin a cargo de Manuel Robles de Arangíz, José María de Itxaurtieta y José Antonio de Vinós. El precio del banquete fue de 8.50 pesetas. Todo el que deseaba asistir podía recoger su tarjeta en los locales de la Agrupación que entonces se encontraba situada en los bajos de la primera casa de la calle de Sarrikobaso, junto al paso a nivel.


Al igual que en mi anterior entrada, dejamos por un momento las situaciones que agobiaban a nuestros vecinos, y vamos a dar un repaso por otras que también tuvieron su importancia. El consumo y las formas de venta entraban en una fase de mayor competitividad, baste para ello recordar un hecho, que aunque intrascendente, tenía relación con la capacidad de animar al mismo. En el mercado de Las Arenas, a mediados de enero, algunos tenderos, más imaginativos que otros, ofrecían a sus clientes como regalo por las compras cupones de “Iberia” y “Triunfo”. Algunos vendedores de frutas y hortalizas, entre los que se encontraba Dña. Gregoria Martinez, protestaron en el Ayuntamiento, solicitando que no les fuera autorizada aquella forma de incentivar la compra, ya que perjudicaba a los demás tenderos. Getxo iba cambiando y también lo hacía su estructura electoral. A principios de abril se trataba el expediente incoado acerca de la división del término municipal en cuatro distritos.

Otro de los modos de aportar dinero a las arcas municipales eran los fielatos, casetas que existían antiguamente a la entrada de las poblaciones, donde se cobraban los impuestos por la entrada y salida de mercancías de consumo. El día 12 de mayo se aprobaba un informe de la Comisión de Gobernación respecto a la instalación de un fielato en la Estación de Neguri para aumentar la recaudación por arbitrios durante la época veraniega. Pero para todos estos funcionarios públicos, los jefes de servicio decidieron la compra de uniformes, que les distinguieran. El consistorio tras unos concursillos, decidió facilitarles los siguientes efectos personales: Para el Cuerpo de Carreteros y Camineros uniformes con su par de botas y dos pares de polainas; el cuerpo de Desinfección disponía de impermeable además de su respectivo calzado; el de Aguas disponía de unos capotes encerados; los de Guardia tenían sus capotes y carteras; otros cuerpos como el de Jardinería o el empleado del Matadero también tuvieron sus respectivos uniformes. Aquellos uniformes tuvieron varios encargados de su confección, “Pañería del Abra”, D. Celestino Gil, Herederos de Arechavala y D. Tirso de Albeniz.

Pero Getxo necesitaba diversiones y fiestas para calmar la fatiga derivada de aquella crisis. La música era algo consustancial a nuestro pueblo, de la banda municipal ya hablé en anteriores entradas. Pero hay una persona especial para los melómanos de Algorta, se trata de D. Manuel Gainza, quien fuera director de la Banda de Música Municipal desde 1919. Acababa de obtener el segundo premio en el concurso de obras para txistu, organizado y celebrado por la “Asociación de Txistularis del País Vasco”. La obra premiada fue una colección de diez cantos para txistu, presentada por el propio Sr. Gainza, con el lema “Posa ta atsegiña”.

Y como no, el cine y el teatro, siempre presentes en nuestros barrios, se manifestaban para el entretenimiento de los getxotarras. El día 15 de mayo, se proyectaba en el Gran Cinema de Algorta la película “El Teniente Seductor” de Maurice Chevalier. El sábado día 21 de mayo, se celebraba en el Gran Cinema Algorta una velada teatral, organizada por el cuadro dramático de “Euzko Etxia”, representándose obras de los señores D. Isidro Parada, D. Manuel de la Sota y D. Ramón de Amézaga. Comenzó con una sinfonía por la orquesta de Euzko-Etxia. que hacia la primera presentación en público. Siguió con “Iker, el pastor”, pastoral lírica cuyos principales personajes fueron encarnados por niños. Le siguió “La vieja que pasó llorando”, una producción de D. Manuel de la Sota, a continuación le toco el turno a “Ezkontza billa” juguete cómico de D. Isidro Parada, por último tuvo lugar el estreno de “Qué buapo es”. Terminando la velada con el himno vasco, cantado por el público y acompasado por la orquesta.


El 4 de junio volvía a repetirse la jornada teatral, organizada por el cuadro dramático de “Euzko Etxia”, interpretando en primer lugar la pastoral Infantil de Eli Gallastegi “Iker, el pastor” que contó con la interpretación de los actores Eukene de Agirre, Pereiro Etxebarria y Larrazabal; a continuación le tocó en turno a “La vieja que pasó llorando” de D. Manuel de la Sota, que contó con la interpretación de Rosario Palacios encarnando a la “Vieja”; Merche de Agirre intervino como “Asun” la etxekoandre del caserío Ganboa; Concha de Saitua interpretó el papel de “Miren Biotza”; “Gregoritxu la de Momoitio” fue interpretada por Begoña de Etxebarria; el papel de “Simona” recayó en Rufi de Elorriaga; “Dominike la de Golpegi” fue interpretada por Elisabete de Gaubeka; el simpático “Burintza” tuvo como intérprete a Bitor de Larrinaga; Juan de Otaota bordó el papel de “Gorka” y Segundo de Atxurra interpreto a un “Etxeko Jaun”. Le siguió la obra “Ezkontza-billa” interpretada por Begoña de Etxebarria, Juan C. de Urgoitia, Tomas de Etxebarria y A. de Larrazabal. Por último se puso en escena “Qué buapo es”, que fue llevada a escena por los intérpretes de la anterior obra.

La caza, otra de las aficiones de la época, también se hacía presente entre los aficionados de Getxo. El domingo 12 de junio se celebraba en Jolastoki, en “Las Delicias” de Neguri, una reunión de todos los aficionados del municipio, con el propósito de constituir legalmente la Sociedad de Caza y Pesca de Getxo. Y como no, una de las viejas tradiciones en torno al fuego, llegaba como todos los años con el aroma característico de la brasas. El día 23 de junio, víspera de San Juan, el Batzoki de Ondarreta preparó una hoguera en el muelle de Las Arenas, en la parte del relleno, completaron la fiesta la actuación del coro de “San Juan de Portaletaña” y la de un grupo de dantzaris. A continuación siguió una romería acompañada por los txistularis.


Algunos cambio de calles venían para cambiar antiguos nombres, que otros, también antes, habían cambiado. El día 24 de junio se cambiaba el nombre de la Plaza del Transbordador (Puente Bizkaia) que pasaba a llamarse “Plaza de Sabino Arana”. El mismo día, sumándose al hecho, se inauguraba el Batzoki de Las Arenas, la prensa decía: “...los nacionalistas ondarretarras han querido sumarse al acontecimiento y para ello han acordado que se celebre en dicho día la inauguración oficial de su hermoso Batzoki...” En la próxima entrada nos adentraremos en los meses del verano de 1932 y veremos los acontecimientos que rodearon a nuestros mayores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario