MEMORIAS DE GETXO

lunes, 27 de febrero de 2017

EL CONCURSO DE CHURRUCA



Sobre D. Evaristo de Churruca ya he escrito en mi Blog en tres ocasiones, la primera el lunes 6 de mayo del 2013 bajo el titulo “El Abra y Evaristo de Churruca”, en ella refería la historia del diseñador de los contramuelles del Abra; en la segunda del 27 de abril del 2015 “La Mojijonera de Areeta y el Monumento a Churruca” hablaba sobre los proyectos de la mojijonera y el conjunto escultórico; y la tercera sobre los árboles que rodean el monumento, tenía por título “Los Tamarindos de Churruca” y era del 21 de septiembre del 2016.

Y como si fuera empezar la casa por el tejado, ahora llega la que debiera de haber sido la primera entrada, el momento de la presentación de propuestas para la realización del monumento en homenaje al Ingeniero que diseñó los contramuelles.


Ya hace casi cien años del acontecimiento que tuvo lugar este certamen. Fue en 1919, y gracias a la prensa de la época, hoy podemos conocer cómo sucedió. En el diario “El Noticiero Bilbaíno” del 4 de febrero de dicho año aparecía en la primera plana la noticia de la reunión celebrada en la Junta de Obras del Puerto de Bilbao, del Jurado calificador de los proyectos para el monumento de homenaje a D. Evaristo de Churruca. En el se establecía el orden de los premios otorgados: El primer premio, o sea la ejecución del monumento, recayó en el autor del proyecto cuyo lema fue “Bizkaya Gaitik” D. Miguel G. de Salazar (1877-1959). El segundo premio al proyecto “El Consulado” de D. Quintín de Torres. Y el tercer premio al proyecto “Bizkaiko itxasertza” de D. Higinio de Basterra. Los proyectos fueron expuestos en la Sociedad Filarmónica de Bilbao.


El día 6 de febrero el mismo diario ya anunciaba la celebración de un homenaje al escultor de Algorta: “...Un grupo de amigos y admiradores del laureado escultor algorteño D. Miguel García de Salazar, premiado en primer término con motivo del concurso abierto para la construcción del monumento al ilustre ingeniero Excelentísimo señor D. Evaristo de Churruca, han acordado celebrar un homenaje que consistirá en una cena en el Club Marítimo del Abra que tendrá lugar el próximo sábado a las ocho de la noche…”

El diario “El Nervión”, del 4 de febrero de 1919, también llevaba a la primera pagina la noticia, haciendo una descripción del sentido del monumento, quizá la más completa que he oído a día de hoy: “...El núcleo central de éste, representa el suelo accidentado de Vizcaya, en el que figuran las principales manifestaciones de su riqueza…, en la parte zaguera esta representada la Villa de Bilbao por su propio escudo…, cerca de este aparece un pergamino en bronce y un bajo relieve del que fue durante 28 años presidente de la Junta de Obras del Puerto D. Eduardo Coste…, en su costado derecho están representados dos factores tan importantes como el comercio y la navegación…, lleva como atributos representativos un timón y el antiguo escudo del Consulado de Bilbao…, en el costado izquierdo hay dos figuras que representan la industria y la minería, en una piedra al pie del muelle, va el escudo de Guipuzcoa…, el bloque que está encima del rompeolas evita la rigidez de la línea y explica la continuación de las obras…, la parte delantera del monumento encierra la idea principal “la idea madre del esfuerzo de Bilbao para la conquista del mar”, representando un trozo de rompeolas que con constancia y esfuerzo realiza el pueblo de Bilbao, y esta representado por un hercúleo representante de la raza, que lanza al mar un enorme bloque que lleva un medallón con el busto de Churruca…, Con ese grupo escultórico, formado por el hercúleo y Neptuno, se representa la fuerza de Bilbao que, guiada por el genio vence a y doma al dios de la aguas…, Y por último, en la cima del monumento, al ilustre ingeniero D. Evaristo de Churruca mirando al mar...” El coste de aquella obra se estimaba en 125.000 pesetas.


El sábado día 8 de febrero de 1919 se celebró la cena homenaje a D. Miguel García de Salazar, en el Club Marítimo del Abra, el menú mereció encendidas felicitaciones para su administrador el Sr. Díaz de Junguitu. En la presidencia de la mesa, junto al homenajeado, se sentaban el Alcalde de Getxo D. Eduardo Aburto y los organizadores del acto D. Candido Arrola y D. Julio Oriosolo; en la mesas laterales se sentaron otros representantes locales como los Sres. Aldecoa, Araluce, Smith y Menchacatorre. Al descorchar el champán, Arrola dedicó unas encendidas palabras a su amigo de infancia D. Miguel G. de Salazar. Otro de los presentes en el acto, Dr. Román Pereiro leyó un ingenioso discurso: “...Agasajar a nuestro amigo y convecino Salazar por su triunfo artístico, y no acordarnos para nada del arte, seria tan raro como entablar conversación sobre el tabaco y que nadie se acordara de fumar un pitillo…, Hablar del arte escultórico o pictórico quien como yo desconoce en absoluto la manera de hacer esas cosas parece una herejía, pero me inspira confianza y ánimo para hacerlo el vulgar recuerdo del zapatero o del sastre, quienes a pesar de la calidad extra del genero y del elegantísimo corte de las prendas, habrán hecho, y puedo decirlo, obra inútil para mí si el zapato me mortifica el pie y no puedo abrochar el pantalón…, Si tenemos presente que esto ocurre con lamentable frecuencia, no nos parece inoportuno recordar al amigo y al artista, que ahora felizmente acertó...” Le siguió un brillante discurso que terminó con el ingenio del comienzo: “...procuraremos ablandar la sustancia gris que en el desigual reparto nos ha correspondido, para que sobre ella modelen ustedes lo que quieran...”



Hasta aquí un recuerdo de un Monumento que está presente en nuestros paseos, que asombra a propios y extraños y que nos recuerda aquella lucha contra las corrientes y la olas de la temida barra de Portugalete. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada