MEMORIAS DE GETXO

jueves, 21 de mayo de 2015

UN CURITA DE PUEBLO Y EL PIROGRABADO -II-



En la anterior entrada veíamos cómo fueron sus inicios en el pirograbado y su experiencia en el mundo eclesiástico desde la perspectiva de un sacerdote moderno, que trataba de conectar con su pueblo y lo que eso supuso para él.

Ángel no vuelve a la vida civil plena. Quiere realizar el paso a ella dentro de un proceso reflexionado. Ha perdido mucho tiempo y muchas amistades. Antes de su llegada a Algorta, desarrolla su trabajo en Erandio. Lo hace con su compromiso en un sindicato de abertzale y de clase en el periodo que va desde el 76 al 78. En esos años no dedicó casi tiempo a su actividad artística. Su militancia llena su tiempo. Allí conocerá a la que más tarde será su esposa. Ambos se trasladan a Algorta. Para entonces ya había tomado sus primeros contactos laborales con nuestro Pueblo. Llevaba las cuentas de la ebanistería de “Esteban Lugaresaresti” en la calle Elorri de Algorta.


A partir de su llegada a Algorta empezará a desarrollar esa técnica que había dado comienzo en su infancia. Su actividad es un continuo proceso de investigación, tanto en esa disciplina como en el dibujo, que es su base. Pero sobre todo, en este arte ha sido siempre autodidacta. Para realizar sus obras sigue un proceso: primero, tras haber reflexionado sobre la que va a ser su obra, la plasma en un papel (hace un dibujo previo), a partir de ese diseño trasladará al material elegido (madera, cuero, etc.), a escala el boceto, para finalmente realizar el pirograbado. Su temática es la que le ofrece la naturaleza o fotografías de la misma.

En Algorta formó parte desde sus comienzos del Colectivo de Artistas de Getxo “Antzezaleak” (Sociedad fundada en 1982). El encuentro con pintores, dibujantes, grabadores, le ayudó a depurar su técnica: “...empiezo a desarrollarla más, incluso había veces que dibujábamos colectivamente. El trabajo en equipo hacía que todos nos estimuláramos en nuestra actividad creativa...”. Ese trabajo redundó en exposiciones colectivas como las de: “Oleos, Pirograbados, Dibujos, Collages y Cerámica”, organizada por el Aula de Cultura de Getxo, celebrada en septiembre, en la que participaron (Fidel Alonso y Rosario Espinosa en el apartado de Oleos; Jose Fernandez Moran en técnica mixta; Juan Eloy Población en Cera Quemada; Pedro Garitacelay en Pintura y Angel Fernandez con Pirograbados y Oleos), en ella presentó desde elementos de la naturaleza, bodegones, baserris, aves hasta actividades deportivas (arrijasotzailles).


Su cambio de trabajo a la “Cristalería Camiruaga” favorecería su actividad creadora, su trabajo en la misma fue de enmarcador de cuadros. Eso le llevó a establecer contacto con muchos pintores, que empiezan a ser clientes suyos, lo que le ayuda a retroalimentarse, estudia, se informa, y va desarrollando un pirograbado que trata que sea auténtico, original, que sea algo de las cosas conocidas.

Durante los años 80 realizará diversas exposiciones: En Abril de 1981 participó en una exposición, un mano a mano entre Artetxe y él mismo, en el Casino de Plentzia Allí empezó a presentar sus primeros trabajos relacionados con nuestro municipio. Entre sus obras aparecían (Andra Mari, Arriluze y varios pirograbados relacionados con el barrio de Algorta). En los siguientes años participaría en varias muestras: 1892 (Colectiva de Erandio), 1983 (Portugalete y Ertibil), 1984 (Ertibil y Barakaldo), en 1985 en la Sala de exposiciones de la C.L.P. En Algorta, en 1986 repetiría en Algorta en el Ezkertoki. Unas nuevas exposiciónes verían la luz en 1988 en la sala de C.L.P. en Deusto y en la Casa de Cultura de Muskiz.


Para desarrollar sus obras recoge expresiones de la pintura, la naturaleza, pero hay algo que en esa época hace mucho: “...temas que están imbricados en la grafía vasca, que aparecen en pequeños folletos, dada la escasez de libros que los recojan, sobre todo de Iparralde (País Vasco Norte), y fundamentalmente una grafía vinculada a las tumbas discoides...”. Dentro de las tinturas que utiliza en sus trabajos están las nogalinas: “...son tintes diferentes a los producidos por los esmaltes, que están elaborados con aceites, mientras que las nogalinas lo están con agua...”, la diferencia es que las nogalinas permiten mantener el color original de la madera base del trabajo. En esa época trabajaba fundamentalmente en tonos sepias y empieza a introducir los colores. Son formas relacionadas con el mundo de la mitología vasca, se van mezclando la flora, la fauna, símbolos humanos, incluso un ser mitológico la diosa de la fecundidad, los “caballeritos de Azkoitia”, el sol.


Su evolución surge a raíz del dibujo que le sugiere la misma grafía: “...voy creando mis propias flores de lis, algunas iguales a otras que he visto, pero otras son elaboraciones propias, ve plantas que me recuerdan a las luchas de carneros...”. Precisamente en unos de sus pirograbados (ver fotografía superior), aparecen diversas forma de este símbolo, a la derecha aparece una especie de báculo, con una serie de tablillas en sus laterales, que representa: “...una idealización de una planta, que he visto en la grafía vasca, pero de distinta manera a como la represento, lo que hago es buscar los contrastes de claroscuros, para acentuar más lo que quiero resaltar, siendo la planta un pretexto...,...este diseño solamente trata de mostrar la armonía entre objetos...”. Trabaja con luces y sombras, algunos diseños los realiza a partir de prototipos que le ofrecen la visión de los contrastes, los grados de tonos. Así logra sacar el mejor resultado a una creación original. Hasta ese momento sus formatos son de pequeño tamaño (folio), pero dará el salto a las obras de gran tamaño.

No obstante no renuncia a los sepias y vuelve a trabajarlos. Fruto de ellos podemos disfrutar de una colección, en la que con diferentes bases, !cualquier objeto es susceptible de englobar su obra!, iremos viendo el Puerto Viejo, desde sus callejuelas “Etxetxu”, el puerto con sus embarcaciones; incluso en un bolso de cuero grabará una bella estampa de su malecón. Pero no es el único lugar de nuestro municipio que va a aparecer en sus obras, también lo harán lugares comunes de los distintos barrios (Aixerrota, Arriluze, San Nikolas, el chalet de Lezama Leguizamón, la Casa Social de Areeta-Las Arenas). Pero para no perder la belleza del diseño: “...Cada cierto tiempo vuelvo al dibujo puro a fin de mejorar mis obras...”.


Uno esos trabajos figurativos es un cuadro el que funde, en una misma idea, el lago de Ablitas (Nafarroa) con una alegoría de la playa de Ereaga (ver fotografía superior). En el trata de unir el sol y la luna con estos dos pueblos, con un Moncayo bajo el cual aparece Ablitas y el Serantes con una playa de Ereaga casi circular, ambos elementos presiden la escena dentro de un paisaje de gran exotismo.

A partir de los 90 es el momento en que toma conciencia de que puede hacer paisajes, realistas o de abstracción. Y ve que en con esos paisajes conocidos y los colores amables, le pueden acercar a un público que permitirá mantener el coste de su actividad. A partir de su participación en “Getxo Glass”, cooperativa que montaron entre cuatro trabajadores, empieza a trabajar las vidrieras emplomadas y a utilizar las técnicas relacionadas con el vidrio. En relación a esta técnica decir que realizó una vidriera del edificio de Arriluze, la superficie de esa obra abarcaba un espacio de metro y medio por un metro, la metodología utilizada es ciertamente compleja: “...primero se realiza un boceto del edificio que es negociado y aprobado con el cliente. Después empezamos a elaborar los cristales: primero se extiende el papel del boceto sobre una mesa, se cubre el papel con los cristales, que tienen unas holguras para luego ser solapadas con el plomo, se pintan con unas pinturas vítricas sobre el cristal, se parcelan y se cuecen en un horno a una temperatura de 1200 grados, en un proceso muy lento que dura toda una noche, consiguiendo que se fundan y se metan dentro del vidrio los colores manteniendo sus tonos para siempre; en el cocido algunas tonalidades se distorsionan un poco, algunas a mejor y otras no. Una vez terminado este proceso se vuelve a plantar sobre una mesa el boceto, y sobre él se van montando, cual puzzle, cada pieza, una vez están los cristales listos, se van tirando las varillas de plomo en sus juntas, y se funde con estaño, lo que hace que se vaya armando las estructura y fortaleciéndola en una única pieza muy sólida. Si la vidriera es de grandes dimensiones requerirá de unos refuerzos de hierro por la contra cara, aunque la tendencia actual es a poner un doble vidrio por el exterior, para realizar ese refuerzo...”.


En los últimos años, antes de su jubilación, ensayó otras técnicas, una de ellas es el “Fusing” que consiste en el fundido del vidrio, que se realiza en un horno, hasta dejarlo como si fuera un caramelo, pero previamente se le ha puesto una especie de trampas (almohadillas ignífugas) para que coja formas. Con esa técnica realizó una experiencia que el define como: “...maravillosa, con la creación de (pendientes, colgantes, pulseras), con esa “pitxias” acudíamos a ferias medievales de artesanía, era un mundo curioso...”.

Trabaja sobre diferentes materiales (papel, madera, cuero loza, cristal). Sus colecciones de loza y cristalería, de reciente creación, dejan admirado a un neófito. Pero lo que más llama la atención son sus múltiples cajitas, decoradas con motivos nacidos de su abstracción. Toda su vivienda es una galería, por todas las paredes cuelgan sus criaturas, dando luz y colorido a cada estancia. Por cercanía y sentimiento la obra que más le ha llegado ha sido la de “Aixerrota”, realizada sobre madera de okume, aunque igual que a otros creadores todos sus “hijos” le parezcan iguales. Su última exposición la ha realizado en el 2012 en el “Bar Kaixo” de Algorta.


Con la llegada de las nuevas tecnologías ha conseguido llegar a más público, en sus Blogs nos ofrece una muestra de todos sus trabajos, también de los de mayor carácter comercial. Para visitar sus paginas cliquear sobre estos enlaces:


Hasta aquí un recorrido por la vida de este vecino de Getxo, que desde sus inicios como “curita de pueblo”, hasta la actualidad, ha desarrollado una técnica para muchos poco conocida como es el “pirograbado”, con el que ha inmortalizado muchos de nuestros lugares mas bellos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario