MEMORIAS DE GETXO

lunes, 4 de agosto de 2014

2014 FIESTAS DE ROMO




Pocos barrios hay en los que la imaginación y la alegría se desborde de manera tan contagiosa. Pese a los sucesos acaecidos en el barrio, unos alegres y otros tristes, Romo, sus organismos populares, sus cuadrillas, han sabido sacar fuerzas para llevar adelante lo mejor para el barrio. 
   
La primera mención escrita a un acto festivo en el barrio aparece el 23 de Junio de 1927, a solicitud de D. Clestino de Elorza y Olave (Maestro Albañil) con domicilio en la Vega de Santa Eugenia Nº 1 (que como curiosidad diré tenia el teléfono Nº 8081). El motivo de aquella solicitud no era otro que la celebración del las fiestas de San Juan, en torno a una romería que pensaban realizar en la Vega de Santa Eugenia. 

 

Pero será el 28 de Junio de 1928 (Domingo) cuando irrumpirá con más fuerza un programa festivo, esta vez de la mano de la “Sociedad Gobela Sport”. El motivo de aquellas fiestas era la celebración del 4º Aniversario de su fundación. Presentaban varios actos festivos entre los que se incluía la bendición de la Bandera de la Sociedad, que se realizó tras una ceremonia religiosa en la Iglesia de Las Mercedes de Areeta-Las Arenas (la capilla de “Nuestra Señora de los Ángeles” no se inauguraría hasta 1935). Siguieron aquellos festejos en la campa de las antiguas Escuelas de Romo, con festejos populares: en primer lugar se bailó un Aurresku de honor, continuando con carreras de bicicletas, varios juegos infantiles y un banquete. Tras el ágape, continuarían aquellos actos festivos que incluyeron sokatira, concurso de diavolo (seguro que para las chicas), finalizando con una animada romería. 

  
Pero todos estos actos festivos se desarrollaron en torno a la festividad de San Juan. Parece que el barrio no tenía todavía la entidad de los de Algorta, Areeta-Las Arenas y Andra Mari, por lo que los actos festivos se concentraban en torno a los dos primeros. Apenas se celebraban actos en Romo, en 1935 se anunciaba por vez primera en un bello e impreso programa de fiestas, para el día 14 de Septiembre, víspera de “Santa Eufemia”, una verbena: “...en la Plaza de las Escuelas de la Vega, amenizada por las Bandas Municipales...”; le seguiría el día 15 festividad de “Santa Eufemia” un concierto a cargo de la Banda de Música, en dicho concierto se tocarían la siguientes obras: 
 
El combatiente, de autor no conocido ya que aparecía como (x.x.).
Himno al Amor de J. Gómez.
Rapsodia Vasca Nº 2 de Franco.
La Ciudad Eterna de Granados. 
 
Al igual que el resto de los barrios, Romo se vería en vuelto, a partir de 1937 en un silencio gris, en el que solamente se sucedían actos militares de exaltación a los golpistas, en los que los “saludas” y las intervenciones en los actos “festivos” por parte de elementos de las FET y de las JONS, se sucedían. 
 
Entre tanto, Romo seguía ignorado, oculto, no existía para los ayuntamientos, ya que en ningún acto festivo se mencionaba. No se volvería a recoger un pequeño acto festivo hasta 1943, en concreto el día 2 de Agosto, festividad de Nuestra Sra. de los Angeles, en el que se celebró una romería a las 23 horas de la noche a la que siguió una traca “Valenciana”. En 1946 seguiría la misma tónica de escasez de actos festivos, limitándose a las consabidas verbenas y traca valenciana. En 1947 el Capellán de “Nuestra Señora de los Ángeles” solicitaba al consistorio que para las fiesta del día 2 y 3 de Agosto se pudiera contar con la presencia en las procesiones, que seguían a las misas mayores, de la Banda de Música y Txistularis. Parece que la sequía también continuó, en el año que mis ojos vieron por primera vez, este “pequeño gran mundo” que es Getxo, 1948. Solo lo rompió la intervención de la “Juventud de Acción Católica” de Romo, que iba a iniciar un proyecto de fiestas, pero que tenían la dificultad de no contar con presupuesto económico, para lo cual pedían ayuda al consistorio (Ver bajo estas lineas el programa de fiestas). 

 
Aunque con la misma escasez de actos, por fin emergía Romo en un programa de fiestas, lo hacia en el de 1952, con cabezudos, tamborileros y la exigua verbena (Ver programa bajo estas lineas). 

  
Ya habían pasado 18 años de aquel silencio que siguió al golpe de estado. Pero todavía su frase preferida era “liberación”. Con aquellos prohombres del franquismo, el día 2 de Agosto de 1954 Romo volvía a reaparecer en un programa de fiestas. En el mismo por fin aparecía una exhibición de dantzaris, acompañado de un partido de baloncesto femenino entre los equipos “Ancla” de Areeta-Las Arena y una selección de Romo. Le siguió una carrera ciclista que dio 10 vueltas por el barrio; sin embargo, el programa de fiestas oficial se resistía a incluirnos en su programa festivo.

 
Romo parecía seguir maldito para los programas oficiales de fiestas. En 1969 aparecía un acto organizado por la “Sociedad Gobela”: la “Cena de los Milenarios”, entre los 250 comensales de más de 70 años llegaban a contabilizar varios milenios. 

 
 
No todo fueron alegrías en aquellas fiestas. El 2 de Agosto de 1969 sucedió un hecho que provocó el final de las mismas. Era la media noche cuando un grupo de jóvenes del Barrio, cantaban al lado del Bar La Vega, frente a la antigua estación del ferrocarril de Areeta-Las Arenas. Un joven de Leioa, Félix Arnaiz Maeso “Lagun”, según declaraciones de algunos testigos“...el joven fue arrestado e introducido en un vehículo municipal...,….al poco tiempo, el municipal que le detuvo, que era vecino del barrio puso la pistola en el pecho de Félix Arnaiz, disparándole a quemarropa, falleciendo en el acto...”. 

Por la mañana nada más conocerse la noticia se retiraron las pancartas anunciadoras de fiestas de la calle Ibaiondo. Tras aquel luctuoso suceso, que aún hoy sigue recordándose en el barrio, las fiestas de Romo fueron suspendidas. Se organizó una manifestación. Encabezando la misma iba la banda de cartón, se quitaron la pajarita y se la colocaron en el brazo, en señal de luto. Recorrieron todas las calles del barrio en señal de duelo y protesta. 

 

Al pensar en las fiestas de Romo es obligatorio recordar a algunos colectivos y personajes sin los que las fiestas no hubieran sido las mismas. La “Sociedad Gobela” y su primer presidente Jesús Andres (+), al grupo de dantza “Zasi Eskola” y a su primer preparador Santi Marin (+), los días de los alardes de grupos de dantzas, donde se repartía a todos los componentes por las casas, no sin más de una queja por no poder asignar algún niño a las familias colaboradoras; a los “Txarlis” y al alma de las fiestas “Txuxo”, a la banda de cartón “La Sinfónica de Romo” que nacería en 1968 con su director Txutis con: entre otros, Sabino Elordui, Txelio y Txiki Uriarte; al Primer “Concurso Internacional de Tortillas” de Romo, que se organizó en el antigüo golf, en torno a la Sociedad Gobela, sobre los años 64-65, cuyo núcleo organizador estaba formado por Jesús Andrés, Javi García “Guasmada”(+), Alfredo García, Alfredo Saez y Julen Aresti; al coro parroquial con su director D. Ignacio Goikouria (+). 

 
 
Y como no, a los diferentes organismos populares del barrio, la “Asociación de Vecinos”, el grupo “Irakatsi Jan” organizador de la comida de aitites y amamas, a la “Comisión de Fiestas de Romo” que año tras año trabaja incansable para que el Txupinazo resuene por todo el barrio dando paso a una de las fiestas señeras del municipio. Aunque seguro que me he dejado a muchos grupos y muchas personas, todos están incluidos en este recuerdo de las fiestas de Romo.
 
!ONDO PASA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario