MEMORIAS DE GETXO

lunes, 1 de agosto de 2016

LAS FIESTAS DE LOS ÁNGELES EN ROMO



Las fiestas de “Los Ángeles” en Romo no se celebraron, con dicho nombre, hasta después del año 1935. Ya que en 1934, por iniciativa de Dn Manuel Eskauriaza, párroco de Las Arenas, el cual solicitó la ayuda de las “Hijas de la Unión Apostólica”, se edificó como Casa-convento y Capilla denominada “Nuestra Señora de los Ángeles” inaugurándose en 1935. Este pequeño convento dio nombre a dicha festividad, que se celebra el día 2 de agosto.

En el barrio, muchas han sido las celebraciones que han creado el ambiente festivo, que años más tarde darían lugar a las afamadas fiestas de Romo. De ellas la primera mención escrita, que se conserva en el Archivo Municipal de Getxo, es la que realizó el 23 de Junio de 1927 D. Celestino de Elorza y Olave (Maestro Albañil) con domicilio en la Vega de Santa Eugenia Nº 1, para celebrar las fiesta de San Juan.


Muchas de ellas se realizaron en la entonces llamada “Vega de Santa Eufemia”, en torno a la campa de las antiguas Escuelas de Romo. Durante muchos años de la mano de la “Sociedad Gobela”.

Y aunque ya lo he tratado en otras ocasiones, deseo volver a uno de los actos, para mi preferido, durante los años 60, el “Concurso de Tortillas de Romo”, cuya primera edición fue en 1964. Estuvo organizado por la “Sociedad Gobela de Romo”. Para muchos de los que participábamos, en aquellos años, suponía una prolongación del ambiente festivo y reivindicativo de otras celebraciones ya existentes: Paellas de Azkorri y la Bacalada de Berango.


Traigo a colación nuevamente esta fiesta aprovechando unas fotografía, que gracias a una vecina del barrio, Isabel Bilbao, hoy puedo compartir con todos vosotros. Pertenecen a uno de esos años en los que las txonas y la ambientación respecto de las vestimentas, eran uno de los atractivos de las “Tortillas de Romo”, cuando se celebraban en el antiguo golf, detrás del campo de Gobela. En ellas, un grupo de “antiguos scouts”, representaron una nave vikinga, sus indumentarias también estuvieron a tono con dicha pantomima. Eran chicos y chicas del barrio, algunos de ellos de la Prolongación Amaya (Gobelaurre), otros, de las casas baratas y también de otros enclaves de Romo. Juventud que ataviada con pieles como vestimenta, txapines hechos con tela de saco de patatas por calzado, cascos potentemente coronados y hachas en ristre, dieron colorido y humor a aquel acto festivo.


Este año volverán a celebrase, dentro de un más amplio programa festivo, que seguro incluirá el momento álgido del “Txupinazo” con nuestro histórico “Txutxo” y su inconfundible grito de “Romo, Romo, Romo....”; la comida de jubilados, el tradicional Railly del poteo, los efluvios del concurso de putxeras en Ganeta y como no, el Concurso de Tortillas, en las landas del antiguo golf de Artatza.



!Ondo pasa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario