MEMORIAS DE GETXO

domingo, 20 de diciembre de 2015

NAVIDAD, BAJO EL ESTRUENDO DE LA POBREZA Y LAS GUERRAS




Aunque a todas las épocas se les puede encontrar algo positivo, es difícil hallarlo en un periodo tan convulso como el actual lleno de incertidumbres políticas, hambre, miseria y guerras: unas abiertamente declaradas y otras bajo nombres eufemísticos que tratan de evitar llamar a las cosas por su nombre. Lenguaje al uso de políticos desaprensivos que a los recortes llaman (copago, flexibilidad del mercado laboral, movilidad exterior, ejecución hipotecaria, etc...).

En medio de este desbarajuste, de este mundo en guerra, llegan unas fechas que celebramos por tradición. De pronto nos volvemos buenos, afloran los nobles mensajes, los deseos amables. Vamos, que somos la bondad personificada. Parece que el resto del año nada sucede, como si ahí afuera no cayeran chuzos de punta. Como si las causas de las cosas que suceden no tienen responsables.

Cada vez me resulta más difícil expresar palabras de paz y complacencia en estas fechas. Hace poco leía unas declaraciones de alguien que vive la contienda en una de esas zona donde la guerra provoca miles de muertos, decía: “...No hay alegría, y sin alegría, ¿cómo podemos concebir la paz?..., la alegría ha quedado sofocada entre las lágrimas y el miedo...”. Y esa falta de paz es la falta de justicia, esa falta de alegría la produce la desigualdad en el reparto de la riqueza, ese miedo que no es si no la consecuencia del egoísmo, ellos son los que nos llevan al hambre, la miseria y las guerras. Sabemos que es a través de los paraísos fiscales, creaciones ficticias asentadas en complejas figuras jurídicas, donde las mafias financieras mediante sociedades fiduciarias y testaferros, amparadas por el secreto bancario, producen el blanqueo de capitales de origen ilícito: (droga, corrupción política, economía criminal, etc.), contribuyen al avance de la pobreza en los países del Sur, facilitando la corrupción de sus élites y de sus administraciones públicas. A través de los cuales los negocios armamentísticos, que estos si son la base del miedo, de muchos estados obtienen pingues beneficios, sin importarles el destino final de esa armas, ahora si, de destrucción masiva.

Esperemos que en los tiempos venideros, manos no envilecidas por la corrupción, estas situaciones tiendan a desaparecer. Y aunque sea una contradicción con lo que acontece en tiempos actuales, desearos a todos:


!ZORIONAK ONDO PASA!
!EGUBERRI ON!
!FELICES FIESTAS PARA TODOS!

Como todos los años al llegar estas fechas, dejaré descansar mis publicaciones hasta el próximo día 11 de Enero del 2016. Así que os deseo que disfrutéis de estos días junto a vuestros seres queridos y a todos aquellos que no lo puedan hacer, un abrazo y mis mejores deseos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario